April 5, 2013

Neon Genesis Evangelion Vol. 1 - Yoshiyuki Sadamoto



Neon Genesis Evangelion
It was my first year of high school when I met Shinji Ikari. Or rather, when I met a very fervent follower of Gainax’s Neon Genesis Evangelion. Back then I had little experience with the world of anime (I’d say that, aside of Saint Seiya, I was quite a neophyte), but there was something about Shinji that caused quite a stir in my consciousness and left an indelible mark that, years later, would only become stronger.

It was 1997 and DVDs were still a bit on the ‘sci-fi’ side and a little less on the ‘real life’ side of the equation… So we had to watch those early episodes on tape, on an old VCR. This show wasn’t available on cable TV nor could it be found online (this was years and years before the invention of such things as YouTube).

Seems like a long time ago, but it still feels as fresh as yesterday. In many ways, the world of Evangelion shares that condition: the characters live in 2015, in a world that has –for lack of a better word– miraculously survived the “Second Impact”. Billions of people have been exterminated, cities have been wiped out –including Tokyo–all because of the Second Impact: the arrival of the first angel, a gigantic creature with an unlimited destructive power. Humanity, however, has endured. The Japanese have created a geo-front, a new Tokyo, and life seems to go on as normal as usual. Or almost. 
Shinji Ikari

In the same way that many things have changed in our life since 1997, many other things have stayed the same. In 2015, the situation is similar. Technology has progressed in certain areas and has kept pretty much the same in others. It is a world that we can easily believe in. It feels tangible, and almost as close as those videotape marathons of yesteryear. 

I was almost 14 when I first run into Shinji Ikari, a 14 years old boy that had many things in common. In fact, if not for the trivial detail of a TV screen that divided my reality from his, I would have counted him as a friend. An odd one, for sure, but then again, so was I: “I’ve never had any cherished dreams or ambitions. I don’t aspire to any future profession or career. So far, in the first fourteen years of my life, things have always happened as they had to. And things will probably continue the same way. That’s why I’ve never really cared whether I got into an accident or something and died”.  Sounds like something I would have said when I was Shinji’s age. Sure, things have changed, I no longer hold on to the negative aspects of my life, I don’t linger on that bittersweet teenage angst, partly because I’m not a teen anymore and partly because, after years of being lost I was able to follow a dream, the only dream I’ve ever had –and perhaps that was the main difference between my life and the life of a fictitious boy, the fact that I did have a cherished dream– which is to make comic books. 

This first volume edited by Viz, includes the first 6 stages: “Angel Attack”, “Reunion”, “Unit-01 Liftoff”, “Silence”, “What Was Seen in the Well of Light” and “I Cry”. After 15 years, our planet is attacked again by an angel: “The angels appear to vary in size, shape, offensive and defensive strength, and tactics, but as a rule they are immense, uncommunicative, enigmatic, and ultra-powerful entities”. Neither the army nor the tanks or missiles are able to deter the angel Sachiel. Only the Eva –a biomechanical colossus– has a chance to stand against this lethal menace. After an unsuccessful incursion, the Eva’s pilot –Rei Ayanami– is severely injured. At the same time, Shinji is recruited by his father –the commander of NERV– to become the new pilot. There is a psychic synchronization that allows humans to drive an Eva, but this synchronization is only possible in certain individuals, mostly in young boys that have very unique capacities. Shinji is one of them, but isn’t it ironic that the only suitable child is also the most insecure and the most unwilling?
Sachiel

It would seem as if every writer chooses to describe either a hero or an antihero. But they seem to forget that not everything is black and white, and that the human heart cannot be easily labeled as heroic or antiheroic. Shinji is neither of them. He’s just a boy. Or as Yoshiyuki Sadamoto explains: “Rather than a reflection of a hero, he’s sort of a refraction of a hero”.

If not for that phrase I would have said that Shinji’s feelings are always –excessively– contained. But ‘refracted feelings’ has a nice ring to it. Either way, growing up I often felt like Shinji: without enthusiasm, without confidence. Although, luckily for me, the existence of the human race didn’t rest on my shoulders, they rested on Shinji’s shoulders.

To defeat Sachiel –the second angel– Shinji has no choice but to obey his father and get inside the Eva Unit-01. At first he refuses to do so, even if every man and women on the planet dies as a consequence of his decision. And that’s one of the most fascinating aspects of Shinji Ikari: he’s reluctance to do what is expected of him, his impossible attempt to rebel against the expectations of the other… because, in the end, we do the things we do because there is a big other that defines or directs our course of action. Humans are social animals, after all, and as hard as it is for Shinji to accept that –as hard as it was for me to accept that– it still remains true. 
___________________________________________________________________
___________________________________________________________________
Eva

Conocí a Shinji Ikari cuando aún estaba en primero de secundaria. O, más bien, cuando conocí a un ferviente seguidor del Neon Genesis Evangelion de Gainax. En ese entonces tenía poca experiencia con el mundo del anime (diría que, aparte de "Caballeros del zodiaco", era bastante neófito), pero había algo en Shinji que causó una agitación en mi conciencia y dejó una marca indeleble que, años después, sólo se haría más fuerte.

En 1997 los DVDs todavía estaban más del lado de la ‘ciencia ficción’ que de la 'vida real'... Así que teníamos que ver esos primeros episodios en un viejo VHS. Esta serie no estaba disponible en la televisión por cable ni podía ser encontrada en línea (esto fue muchos años antes de la creación de artilugios como YouTube).

Pareciera que fue hace mucho tiempo, pero todavía se siente tan fresco como el ayer. De muchas maneras, el mundo de Evangelion comparte esta condición: los personajes viven en el 2015, en un mundo que ha sobrevivido -a falta de una mejor palabra- milagrosamente al "Segundo Impacto". Billones han sido exterminados, las ciudades fueron derrumbadas -incluyendo Tokio- todo a causa de este Segundo Impacto: la llegada del primer ángel, una gigantesca criatura con un poder destructivo sin límites. La humanidad, sin embargo, ha resistido. Los japoneses han creado un geo-frente, un nuevo Tokio, y la vida parece transcurrir tan normal como siempre. O casi. 

Del mismo modo que muchas cosas han cambiado en nuestra vida desde 1997, muchas otras siguen siendo iguales. En el 2015, la situación es similar. La tecnología ha progresado en ciertas áreas y se ha mantenido igual en otras. Es un mundo en el que podemos creer fácilmente. Es tangible, y casi tan cercano como esas maratones con videos de VHS del ayer.
 
Inside Unit-01 / dentro de la Unidad-01

Tenía casi 14 años la primera vez que me tropecé con Shinji Ikari, un chico de 14 años con el que tenía mucho en común. De hecho, si no fuera por el trivial detalle de una pantalla de televisión que dividía mi realidad de la suya, lo hubiese considerado un amigo. Uno raro, sin duda, pero yo también lo era: "Nunca he tenido grandes sueños o ambiciones. No aspiro a ninguna profesión futura ni carrera. Hasta ahora, en los primeros catorce años de mi vida, las cosas han pasado como tenían que pasar. Y probablemente todo seguirá igual. Por eso es que nunca me importó si pudiera tener un accidente o algo, y morir". Suena como algo que yo hubiera dicho cuando tenía la edad de Shinji. De hecho, las cosas han cambiado, ya no me enfoco en los aspectos negativos de mi vida, ya no me aferro a esa agridulce ansiedad adolescente, en parte porque ya no soy un chiquillo y en parte porque, después de años de estar perdido fui capaz de seguir un sueño, el único sueño que tenía -y quizás esa era la principal diferencia entre mi vida y la de este chico ficticio, el hecho de que yo sí tenía un gran sueño-, hacer cómics.



El primer volumen editado por Viz incluye las primeras 6 etapas: "Ataque del ángel", "Reunión", "Despegue Unidad-01", "Silencio", "Lo que fue visto en el pozo de la luz" y "Lloro". Después de 15 años, nuestro planeta es atacado de nuevo por un ángel: "Los ángeles parecen variar en tamaño, forma, fortaleza ofensiva y defensiva, y tácticas, pero como regla son entidades inmensas, in-comunicativas, enigmáticas y ultra-poderosas". Ni el ejército ni los tanques o misiles son capaces de detener al ángel Sachiel. Sólo el Eva -un coloso biomecánico- es capaz de enfrentarse a esta mortal amenaza. Después de una incursión nada exitosa, quien pilotea el Eva –Rei Ayanami– recibe heridas serias. Al mismo tiempo, Shinji es reclutado por su padre -el comandante de NERV- para convertirse en el nuevo piloto. Hay una sincronización psíquica que permite que los humanos manejen un Eva, pero esta sincronización sólo es posible en ciertos individuos, en su mayoría jóvenes con capacidades únicas. Shinji es uno de ellos, pero ¿no es irónico que el único niño capaz es también el más inseguro y el menos voluntarioso?
The Well of Light / el pozo de la luz

Parecería que muchos escritores eligen describir a un héroe o a un antihéroe. Pero parecen olvidar que no todo es blanco y negro, y que el corazón humano no puede ser etiquetado fácilmente como heroico o antiheroico. Shinji no es ni lo uno ni lo otro. Él es solamente un muchacho. O como explica Yoshiyuki Sadamoto: "En vez del reflejo de un héroe, él es algo así como la refracción de un héroe".   

Si no fuera por esa frase habría dicho que los sentimientos de Shinji siempre están -excesivamente- contenidos. Pero 'sentimientos refractados' suena bien. De todos modos, mientras crecía a menudo me sentí como Shinji: sin entusiasmo, sin confianza. Aunque, por suerte para mí, la existencia de la raza humana no descansaba sobre mis hombros, sino sobre los de Shinji.

Para vencer a Sachiel -el segundo ángel- Shinji no tiene otra opción más que obedecer a su padre y entrar al Eva Unidad-01. Al principio se rehúsa, aunque la consecuencia de su decisión es que mueran todos los hombres y mujeres del planeta. Y ese es uno de los aspectos más fascinantes de Shinji Ikari: su rechazo a hacer lo que otros esperan de él, su intento imposible de rebelarse contra las expectativas del otro... porque, al final, hacemos lo que hacemos porque hay un gran otro que define y dirige nuestro curso de acción. Los humanos son animales sociales, después de todo, y por más difícil que sea para Shinji aceptarlo -por más difícil que haya sido para mí aceptarlo- esto sigue siendo verdad.

6 comments:

  1. Excelente post. Recuerdo haber visto Evangelion por primera vez gracias a Locomotion, quizá 2000 ó 2001, teniendo yo de 10 a 11 años. Mi primera impresión fue contradictoria: me gustaban los robots pero se enfrentaban a un ente todopoderoso y bondadoso, el mismísimo Dios. Sin embargo no fue hasta mis 14 años que vi completo el anime, quedándome más dudas que certezas. Vi las películas y lo mismo, la historia que contextualiza las emociones e ideas de los personajes parece una excusa para justamente enfocarse en las emociones e ideas de ellos, lo cual, hasta cierto punto, me gustó mucho. Shinji es solo un muchacho como bien dices, un muchacho cualquiera con ansiedades y temores de su edad -con algunas exageraciones pero creíble- con una responsabilidad tremenda que solo acrecienta esos malos sentimientos.

    Con todo, espero impacientemente el DVDrip de la tercera película :)

    Saludos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo lo volví a ver, también en Locomotion, en el 2000.

      Yo también espero con impaciencia la nueva película.

      Mientras tanto, en los próximos meses prometo escribir sobre los próximos cinco volúmenes del manga.

      Delete
  2. I like the personal reflections you have on the story. Great job as usual Arion.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Thank you!

      This is only the first Evangelion post, there will be more.

      Delete
  3. Excelente post Arion, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
    http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Oz, de nada. Agradezco tu comentario y no te preocupes, ahora mismo visito tu blog.

      Saludos.

      Delete