October 24, 2012

Lex Luthor: The Unauthorized Biography - James D. Hudnall & Eduardo Barreto

Eric Peterson (cover / portada)

“Money is what makes the world spin around”. How often have we heard that phrase? And more importantly, do we consider that to be true? Lex Luthor would surely think so. After all, he is one of the world’s wealthiest men. But how did it all begin? How did this man make billions of dollars in less than a decade? Peter Sands, a washed-up journalist, an alcoholic, a loser, needs to desperately find an answer to these questions if he wants to salvage his reputation.

In Sands “Unauthorized Biography” we discover Luthor’s secrets, but we also understand his motivations. Before John Byrne revamped the Superman universe, Lex Luthor had been portrayed as the typical crazy scientist ready to attack the Man of Steel with a killing robot or with a 500 megaton nuclear device. After Byrne’s renovation of the Superman mythos, Luthor was transformed into a complex character, a successful businessman that preferred more subtle tactics to destroy Superman’s life instead of the predictable direct confrontation that was common in earlier incarnations of the character. 

More cerebral than ever, Superman’s nemesis also became the embodiment of perversion. When Luthor hires expensive prostitutes and makes them wear exotic lingerie he turns them into objects. But, as we delve into his past, we learn that as a high school boy he used to mistreat girls and as an adult he would torture his girlfriends.
Peter Sands

Everyone in Metropolis, perhaps everyone in the United States, regards Luthor as a benefactor, as a philanthropist, as the motor behind economic and employment growth. As a pervert he can be a pillar of society, perfectly well adapted, cherished even. His transgression of moral laws is not subversive, on the contrary, as far as Luthor is concerned, the conflict between desire and law is resolved by making desire the law of his acts.

In the mind of the pervert, there is no such thing as a repressed desire; desire is, in fact, the law. Luthor embraces the reverse side of morals in the form of the demand: “Enjoy! Thou shalt covet thy neighbor's wife”. Lex Luthor will fulfill his wishes elegantly in society, “there is a time and a place for everything”, and this wealthy man knows how to keep certain actions in secret and how to be charming in public. 

Peter Sands begins his investigation under one auspicious premise: all rich men have skeletons in their closet. Nevertheless, he cannot fathom the horrors he will uncover. As he visits the Suicide Slum -Metropolis equivalent to Hell’s Kitchen- he finds all the missing pieces of the puzzle. As a teenager, Lex Luthor murdered both his parents and cashed the insurance policy he himself had set up. His talent and his genius mind were enough to turn that money into one successful entrepreneur venture after another; eventually, he would be the funder and CEO of Lexcorp, one of the world’s largest and most powerful companies.

After Peter Sands interviews a former Luthor operative, he witnesses the man’s demise. And at that moment he understands he might just as well signed a death warrant for all the men and women he has interviewed so far, and what is worse, he has unwillingly committed suicide. Indeed, Luthor’s men are looking for him. Desperate, Peter Sands contacts Clark Kent, and begs him to get Superman’s help. Although Superman intends to help, a massive earthquake in Japan distracts him. In the meantime, Peter Sands is murdered by Luthor’s henchmen.

Since Clark Kent was the last one to see Peter Sands alive he’s taken into interrogation and is considered a homicide suspect. This is one of those rare cases, very rare cases, in which the villain in a superhero comic book actually wins. Luthor eliminates all the evidence that Sands had found, thus forever erasing his brutal past. Killing Sands and incriminating Kent is also a brilliant move. At the end, even if he’s Superman, Clark Kent has no other choice but to accept the help of a Lexcorp’s attorney, who advices Kent to collaborate with the Metropolis tycoon in future endeavors. 
Suicide Slum / Barrio Suicida

I consider this one of the best Superman stories, or rather one of the best Lex Luthor stories since the creation of the character. After half a century of mindless fights between a superpowered man from Krypton and a bald scientist, it took the talent of writer James D. Hudnall to create a truly terrifying story about Lex Luthor. In recent years, most authors have confused wealth with softness, and Luthor has turned into the kind of villain most people tend not to pay attention to. Although James D. Hudnall isn’t as prolific as other authors, his work is of extraordinary quality (“Red Glass” or “The Psycho” are also powerful and intense stories that everyone should read). 

“Lex Luthor: The Unauthorized Biography” was published as a graphic novel in prestige format in 1989. With high production values this one-shot required a great artistic team. Eduardo Barreto, a wonderful Uruguayan artist, penciled and inked these pages, which were colored by Adam Kubert. I’m including a page in which we get to see Peter Sands surrounded by liquor and vomiting in his bathroom; in the following page we can observe the ugly side of Metropolis as Sands walks around the Suicide Slum (prostitution and drug-addiction are very common in this miserable urban area); in subsequent pages we have a flashback that shows us Lex Luthor’s childhood and adolescence; the composition of the final page is especially striking, first we have the silhouette of Lex Luthor smoking a cigar, in an elegant game of shadows; with a great contrast, Barreto reinforces the sinister aspect of the business man. Throughout the comic book, Eduardo Barreto includes very interesting details, in some cases they are of a more ornamental nature (such as the delinquents we get to see in the Suicide Slum), in other cases the details reveal information about the author, for instance, as Peter Sands rings the bell in an apartment building we get to see the names of several tenants who, in real life, are the artists that inspired Barreto: Alex Toth, Alex Raymond, Harold Foster and Russ Manning. I’ve often tried to include similar ‘Easter eggs’ on my own comic books. 

Eduardo Barreto passed away in December 2011. I wanted to write something about him but for some reason I didn’t have the chance to do so. I feel like I owed a debt to an artist that had illustrated one of my favorite Lex Luthor stories (as well as several issues of “Atari Force” and “Legion of Super-Heroes” which I tremendously enjoyed as a child) and so today, finally, I pay homage to his work.

"El dinero es lo que hace que el mundo siga girando". ¿Qué tan a menudo hemos escuchado esta frase? Y, más importante aún, ¿consideramos que es cierta? Seguramente, para Lex Luthor sí lo sería. Después de todo, él es uno de los hombres más acaudalados del mundo. Pero ¿cómo empezó todo? ¿Cómo este hombre logró amasar billones de dólares en menos de una década? Peter Sands, un periodista fracasado, un alcohólico, un perdedor, necesita desesperadamente encontrar una respuesta a estas preguntas si es que quiere salvar su reputación.
Researching Luthor's childhood / investigando la infancia de Luthor

En la "Biografía no autorizada" de Sands, descubrimos los secretos de Luthor, pero también entendemos sus motivaciones. Antes que John Byrne renovara el universo de Superman, Lex Luthor había sido retratado como el típico científico loco listo para atacar al Hombre de Acero con un robot asesino o un artefacto nuclear de 500 megatones. Luego de la renovación de Byrne, Luthor se transformó en un personaje complejo, un hombre de negocios exitoso que prefería tácticas más sutiles para destruir la vida de Superman en lugar de las predecibles confrontaciones directas que eran comunes en la versión antigua del personaje.

Más cerebral que nunca, el némesis de Superman también se convirtió en la encarnación de la perversión. Cuando Luthor contrata a costosas prostitutas y las hace usar lencería exótica, las convierte en objetos. Pero, al hurgar en su pasado nos damos cuenta que cuando era un estudiante también maltrataba a las chicas y como adulto torturaba a sus enamoradas.

Todos en Metrópolis, tal vez todos en Estados Unidos, admiran a Luthor como un benefactor, un filántropo, como el motor detrás del crecimiento de la economía y del empleo. Como perverso, él puede ser un pilar de la sociedad, perfectamente bien adaptado, incluso apreciado. Su trasgresión de las leyes morales no es subversiva, al contrario, en lo que respecta a Luthor, el conflicto entre el deseo y la ley se resuelve convirtiendo su deseo en ley.

En la mente del perverso, no existe el deseo reprimido; el deseo es, de hecho, la norma. Luthor abrasa el reverso de la moral en forma de demanda: "Goza. Codicia a la mujer del prójimo". Lex Luthor cumplirá sus deseos elegantemente en sociedad "hay un momento y un lugar para todas las cosas", y este billonario sabe cómo mantener ciertos actos en secreto y cómo ser encantador en público.

Peter Sands comienza su investigación bajo una auspiciosa premisa: todos los ricos tienen un pasado turbio. No obstante, él no puede imaginar los horrores que está por descubrir. Cuando visita el Barrio Suicida -el equivalente en Metrópolis a la Cocina del Infierno- encuentra las piezas claves del rompecabezas. Cuando era un adolescente, Lex Luthor asesinó a sus padres y cobró la póliza del seguro que él mismo había preparado. Su talento y su mente de genio fueron suficientes para convertir ese dinero en una empresa exitosa tras otra; eventualmente, sería el dueño y fundador de Lexcorp, una de las compañías más grandes y poderosas del mundo.
Luthor remembering the past / Luthor recordando el pasado

Después que Peter Sands entrevista a un ex-empleado de Luthor, es testigo del asesinato de este hombre. Y en ese momento entiende que en la práctica ha firmado una sentencia de muerte para todos los hombres y mujeres que ha entrevistado hasta ese momento y, lo que es peor, ha cometido un suicidio involuntario. De hecho, los hombres de Luthor lo están buscando. Desesperado, Peter Sands contacta con Clark Kent, y le ruega que consiga ayuda de parte de Superman. Aunque la intención de Superman es ayudar, un gran terremoto en Japón lo distrae. En ese momento, Peter Sands es asesinado por los secuaces de Luthor.

Clark Kent fue la última persona que vio a Peter Sands con vida así es que es sometido a una interrogación y es considerado como sospechoso de homicidio. Este es uno de esos raros casos, muy raros casos, en los que el villano de un cómic de súper-héroes gana de verdad. Luthor elimina toda la evidencia que Sands había encontrado, borrando para siempre su brutal pasado. Matar a Sands e incriminar a Kent es también una jugada brillante. Al final, incluso si él es Superman, Clark Kent no tiene otra opción que aceptar la ayuda de una abogada de Lexcorp; ella le recomienda a Kent que colabore con el magnate de Metrópolis en futuras ocasiones.

Considero que esta es una de las mejores historias de Superman, o más bien una de las mejores historias de Lex Luthor desde la creación del personaje. Después de medio siglo de peleas tontas entre un superhombre de Krypton y un científico calvo, sólo el talento del escritor James D. Hudnall podía crear una historia verdaderamente escalofriante sobre Lex Luthor. En años recientes, la mayoría de autores ha confundido el dinero de Luthor con una debilidad, y Luthor se ha convertido en un villano al que pocos le prestan atención. Aunque James D. Hudnall no es tan prolífico como otros autores, su trabajo es de una calidad extraordinaria (“Vidrio Rojo” o “El psicópata” también son historias poderosas e intensas que todos deberían leer). 

“Lex Luthor: la biografía no autorizada” se publicó como una novela gráfica en formato prestigio en 1989. Una producción de primer nivel requería un gran equipo artístico. Eduardo Barreto, un maravilloso artista uruguayo, dibujó estas páginas, que fueron coloreadas por Adam Kubert. Estoy incluyendo una página en la que vemos a Peter Sands rodeado de licor y vomitando en el baño; en la página siguiente podemos observar el lado feo de Metrópolis mientras Sands camina por el Barrio Suicida (la prostitución y la drogadicción son comunes en esta miserable área urbana); en páginas subsiguientes tenemos un flashback que nos muestra la infancia y la adolescencia de Lex Luthor; la composición de la página final es especialmente exquisita, primero tenemos la silueta de Lex Luthor fumando un habano, en un elegante juego de sombras; con gran contraste, Barreto refuerza el aspecto siniestro de este hombre de negocios. A lo largo del cómic, Eduardo Barreto incluye detalles muy interesantes, en algunos casos de naturaleza más ornamental (como los delincuentes que vemos en el Barrio Suicida), en otros casos los detalles revelan información sobre el autor, por ejemplo, cuando Peter Sands toca el timbre de un edificio vemos los nombres de varios inquilinos que, en la vida real, son los artistas que inspiraron a Barreto: Alex Toth, Alex Raymond, Harold Foster y Russ Manning. A menudo he intentado incluir este tipo de guiños al lector en mis propios cómics.

Eduardo Barreto falleció en diciembre del 2011. Quise escribir algo sobre él pero por alguna razón no tuve la oportunidad de hacerlo. Siento que tenía una deuda con un artista que había ilustrado una de mis historias favoritas de Lex Luthor (así como varios cómics de “Atari Force” y “Legión de Súper-Héroes” que disfruté tremendamente de niño) y así, hoy día, finalmente rindo homenaje a su obra.


  1. Que genial que hayas reseñado esta obra. Yo la leí hace varios años cuando era chico y no me acordaba mucho de la misma. Lo que sí recuerdo es que a mi también me encantó, sobre todo por ese tono obscuro que tiene, lleno de momentos dignos de una persona condenada.
    Tienes absoluta razón en lo que dices sobre el Lex Luthor que inició Byrne.

    1. Hola: como fan de Byrne siempre tengo predilección por la etapa de Superman que se inició con Man Of Steel in 1986. Y eso incluye la renovación que hizo Byrne con Luthor y muchas cosas más que, en mi opinión, elevaron de categoría a Superman.

      Muchas gracias por el comentario y me alegra encontrar a otro fan de esta biografía no autorizada.

    2. De acuerdo. Byrne es un autor fundamental en la mitología de Superman. Realmente revolucionó al personaje. A mí también me encanta su etapa. No se si estás enterado, pero ojo que el próximo año sale el Vol. 7 de los tomos recopilatorios que fue sacando DC con sus historias.

    3. Si tuviera que elegir las tres mejores etapas de Byrne seguramente serían Superman, FF y X-Men. En los 80s todavía estaba en su mejor época. ¿Qué tal es la edición de esos tpbs? Siempre que quiero comprar los tomos que han salido algo pasa y termino dándole más prioridad a otras cosas. Es un pendiente, sin duda.

    4. Es una correcta edición. Papel bulky, pero de buena calidad. Lo importante es que recopila todo el material de esa brillante etapa de Byrne quien como recordarás estaba a cargo de los títulos de Action Comics y Superman, y a su vez se agregan números de Adventures de Superman que a la par escribía Marv Wolfman y dibujaba Jerry Ordway. A eso agrégale muy buenas introducciones (de los mismos autores y editores de la época) que dan una explicación del contexto de los cambios en el personaje. La verdad que valen totalmente la pena.

    5. Ah, buen dato. Me imagino entonces que la edición debe ser similar a los trades de Swamp Thing que están saliendo ahora. Gracias por la información.

  2. Hay una historia corta de Byrne sobre Luthor, que no recuerdo muy bien, pero que involucraba a el ''pelao'' haciéndole una propuesta indecente a una camarera en esos restaurantes junto a las carreteras. No recuerdo los detalles (voy a buscarla, tengo casi toda la etapa de Byrne en Superman en edición Zinco), pero sí recuerdo hasta ahora la sensación que me causó, de Luthor como un ser abyecto, amoral, sórdido y cruel a más no poder. Y bueno se nota que James D. Hudnall se basó en el enfoque de Byrne para desarrollar esta obra que parece ser muy interesante (no la he leído aún). Qué pena, cómo es de cíclica la industria del cómic y como vuelve a tropezar en los mismo baches una y otra vez. Creo que ahora Luthor es el mismo personaje ridículo, que vuela por el espacio y que tira rayos por el trasero como era antes de Byrne.

    1. Superman # 9 USA, y Superman # 23 Zinco. Es una historia genial. Una obra maestra en un puñado de páginas. La novela gráfica de James D. Hudnall tiene un estilo similar, Luthor es un personaje temible que, al igual que en esa historia de Byrne, siempre se sale con la suya. DC ha metido la pata con Superman una y otra vez sobre todo en los últimos años (hasta antes del New 52 Luthor había vuelto a ser el payaso de armadura verde / violeta de principios de los 80). Al menos la etapa actual de Morrison rescata en algo el lado complejo de Luthor.

    2. Y bueno, es un problema habitual también con estos personajes ''eternos'' de los cómics de franquicia, que existen por décadas y no envejecen, cada 5 años les hacen una nueva historia de origen, se trata de dar lógica a una ''continuidad'' que no puede tener lógica alguna (sino todos los personajes de DC y Marvel estarían en el asilo o muertos) etc. Son muy pocos los autores -contaditos- los que hacen cosas relevantes con estos personajes.

    3. Aunque la manía de los nuevos orígenes me parece más algo de los últimos años. Ahora pareciera que los editores quieren hacer evidente el desgaste de sus personajes haciendo una nueva versión o un nuevo origen, resaltando lo "nuevo" y, claro, descuidando la calidad del cómic.